+569 5247 3340 contacto@debaja.cl

Más del 60 por ciento de la basura electrónica se encuentra dentro del hogar. Aquí aparecen los teclados en desuso, cables pelados, cargadores obsoletos, juegos de video añejos y computadores en mal estado.

Para Jorge Pavez, experto en nuevas tecnologías de la Universidad Mayor, el problema de la chatarra tecnológica es grave en nuestro país. «Hay harta basura pero hay poco manejo de ella para reutilizarla. Faltan más empresas que se dediquen al reciclaje y que existan leyes adecuadas», explica a La Hora.

Según un estudio reciente hecho por la Universidad de Naciones Unidas (UNU), Chile es el país que más basura electrónica genera por habitante en Latinoamérica, llegando a los 9,9 kilos por persona al año.

«Este tipo de desechos son diferentes a otros. Poseen muchos componentes altamente contaminantes y tienen alta durabilidad porque la mayoría de estos productos están hechos de cobre o plomo», aclara Pavez.

Para evitar la acumulación de chatarra y para lograr que tengan buen destino, recomienda habilitar un basurero especial para este propósito en la casa, que no esté expuesto a humedad.

«Cuando se junte una buena cantidad, se puede ir a dejar a fundaciones o empresas que reciclan y las cosas más pequeñas como pilas, se pueden llevar a los puntos limpios de Metro o Sodimac, que son los más conocidos», indica.

Chilenter es una de las organizaciones que se dedica al reciclaje de basura electrónica. Aquí se reciben equipos como computadores, impresoras y teléfonos que llevan personas naturales, instituciones públicas o empresas.

«El 82 por ciento de estos desechos tiene un futuro desconocido. Lo que hacemos nosotros es reacondicionar lo que se pueda para donarlos a otras entidades, y el resto se exporta. Nosotros no enterramos nada», afirma Irina Reyes, directora ejecutiva de Chilenter.

Agrega también que desde el 2009 hasta ahora han reutilizado 1200 toneladas de material. «Al final recuperarnos la totalidad de los equipos, lo que sobra son los plásticos y otros elementos que se entregan a otras empresas», cuenta.

Por otra parte está HopeChile una empresa de servicio de retiro de reciclables a domicilio que atiende en comunas como Nuñoa, Providencia, Vitacura, Las Condes, Huechuraba y La Florida. «Reciclamos cuatro toneladas mensuales. Clasificamos el material y luego lo enviamos a las empresas recuperadoras», señala su dueño Hernán Inssen.

Por último está la empresa Recycla Chile, que está dirigida a las empresas e instituciones. «Hacemos toda la logística de ir a buscar los residuos tecnológicos y los llevamos a nuestra planta en Pudahuel donde se separan las piezas. Después todo se envía a fundiciones específicas de cada elemento», indica Mauricio Núñez, gerente de medio ambiente.